Sinergias entre el enoturismo y el comercio electrónico

Madrid, 5 de julio de 2022.-   La conexión del enoturismo y la venta on line aumenta año tras año. En primer lugar, el turismo vitivinícola reafirma su posición como canal de venta.  En el informe realizado por OEMV para la Interprofesional del vino de España presentado el 21 de septiembre del 2021 “ESTUDIO DE LA EVOLUCIÓN DE LOS CANALES DE VENTA DE VINO EN ESPAÑA”, ha confirmado la importancia del enoturismo para las bodegas.

El impacto de la Covid -19 ha mostrado que el canal que más creció porcentualmente fue el de venta directa desde la bodega (tienda o pedidos online) cuya cuota de mercado casi se duplicó, pasando de un 4,6% a un 8,4%. Las bodegas destacan mayoritariamente la importancia futura de la venta directa tanto en tienda física como online. Los Marketplace son considerados especialmente más importantes para las bodegas grandes (más de 10 millones de Litros). De la encuesta, con respuestas de 110 de las principales bodegas españolas y realizada entre los pasados meses de junio y julio de 2021, destacan:

  • Las oportunidades de futuro de desarrollar el canal online con un 77%.
  • Y el aumento del enoturismo 67%.

Por lo tanto, este informe confirma la importancia del enoturismo como una línea de negocio. Antes de la Covid-19 muchas bodegas habían llegado a la conclusión de que el enoturismo no era rentable. En la mayoría de los casos, el ticket de la visita es bajo, en comparación a otros países y se confiaba compensar con las compras de vino en la tienda física de la bodega después de la visita, por parte de los enoturistas.

Pero la pandemia ha demostrado la importancia de crear una base de datos de los enoturista que visitan la bodega y es a partir de ese momento donde se puede obtener la rentabilidad al enoturismo. Aquellas bodegas que poseían dicha base de datos tuvieron la posibilidad de contactar de nuevo con sus enoturistas, vía online y les ofrecieron la oportunidad de comprar de forma online o que se asociaran al club de vino.

Durante este periodo, la digitalización se ha visto impuesta y muchas bodegas se lanzaron a crear su tienda online o/y a su club de vino, teniendo que recurrir a sus clientes o enoturistas para poder vender y sobrevivir.

El enoturismo recupera su importancia y se ha podido comprobar su rentabilidad a medio y largo plazo, que en tiempos atrás no se reconocía. La mayoría de las bodegas españolas que ofrecen actividades enoturísticas, son muy valoradas por los enoturistas como observamos por las altas puntuaciones obtenidas en TripAdvisor y en Google My Business, pero no fueron capaces de aunar sus líneas de negocio de enoturismo y venta de vino.

La conexión eficiente enoturismo y venta on line

El comercio electrónico es un canal de ventas que aumenta su facturación cada año y el número de consumidores que lo utilizan es mayor. El comercio electrónico es interactivo y guarda los datos de clientes que efectúan la compra, por ello es importante tener un software que permita la creación de una base de datos y grabe las compras anteriores, para realizar recomendaciones en futuras compras. Esto permitiría generar correos electrónicos personalizados para los clientes, con descuentos, promociones o noticias basadas en sus preferencias.

Por fin, la digitalización, especialmente la Wine 2.0 (los blogs, redes sociales, podcasts, foros y comercio interactivo) y la Wine 3.0 (gestión masiva de datos, la utilización de módulos ‘inteligentes’ desde páginas web que interactúan con los usuarios –frecuentemente sin intervención humana y de forma automatizada), ofrecen una oportunidad al sector vitivinícola para posicionar el vino, fidelizar clientes, y atraer nuevos. (Brugarolas y Sánchez 2014)

Según Ari Gorenstein, socio fundador de evino.com.br,  asegura que, en lo que se refiere a ecommerce, España es el segundo origen, solo detrás de Argentina, en volumen, con 430.00 cajas y una representatividad de los vinos españoles en la venta online “muy fuerte” con 44% de los volúmenes importados por los ‘players’ del canal en 2021.

Ari Gorenstein reconoe que: “El consumidor brasileño está reconociendo cada vez más a los vinos de España. El Market share de los vinos españoles ha crecido bastante a lo largo de los últimos años y vemos una presencia fuerte de los grandes vinos de Rioja, Ribera del Duero o Priorat en las tiendas especializadas y en las cartas de los restaurantes, mientras que en grandes superficies los vinos económicos de España están ganando espacio y ocupando parte de la oferta de vinos de Chile y Argentina. El consumidor brasileño es muy curioso y dispuesto a explorar, vemos hoy que en el canal digital las tiendas proponen más y más vinos de España y hay una buena aceptación del mercado”, destaca este joven emprendedor multidisciplinar, con formación en Ingeniería de Producción y Marketing de Vinos. Sostiene, además, que hay “un crecimiento y curiosidad cada vez mayor por vinos blancos y espumosos, los cavas, Rias Baixas y Rueda. Vinos afrutados a partir de Garnacha que tienen potencial para el cliente inicial que busca la fruta y drinkability”.

Deja una respuesta